Los riesgos de comer en exceso

Los investigadores afirman que el consumo excesivo de energía es insuficientemente elevado para un determinado gasto energético, porque su consecuencia puede ser la obesidad.

El consumo de determinados productos en exceso se puede utilizar como término relativo, porque la ingesta energética normal puede variar de persona a persona dependiendo del tipo de actividad. Una ingesta energética de 3000 kcal / día puede resultar pequeña para un deportista que entrena, pero es una ingestión excesiva para las personas sedentarias.

Ciertas condiciones de salud pueden ocurrir debido al consumo excesivo de ciertos componentes dietéticos específicos. Por ejemplo, el consumo excesivo de alimentos grasos y azucarados, con niveles altos de azúcar en sangre, conduce a diabetes, enfermedades cardíacas y enfermedades relacionadas.

Otro factor importante en la aparición de la obesidad es el estrés, ya que las personas a veces usan alimentos y alimentos para llenar un vacío que sienten por dentro. Comer en exceso les “ayuda” a lidiar con el estrés diario y los problemas en sus vidas como una forma de esconderse de sus emociones.

Las personas que comen en exceso tienden a tener sobrepeso. Aunque generalmente son conscientes de que sus hábitos alimenticios son anormales, encuentran poco consuelo en su condición. Pero la verdad es que hay que afrontar muchas frustraciones provocadas por la obesidad:

  • Físicamente, las personas desarrollan problemas de salud debido a estas afecciones porque aumenta el riesgo de desarrollar las siguientes afecciones: presión arterial alta, presión arterial alta, enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, cáncer, diabetes, problemas endocrinos, enfermedad de la vesícula biliar, artritis, problemas pulmonares y respiratorios, daño óseo, trastornos del sueño (apnea del sueño)).
  • Socialmente tienen una participación limitada en actividades como deportes recreativos, fiestas y otras oportunidades sociales.
  • (profesionales), como lesión por exceso de peso, pueden tener una baja capacidad en el proceso de aprendizaje o en determinadas situaciones laborales.

En conclusión, para deshacerse de la obesidad, las personas deben dejar de comer y hacer ejercicio tanto como sea posible. La actividad física, la obesidad y la ingesta energética están muy cerca de los factores del estilo de vida.